Shopping cart

close
close

Cadena perpetua

Poster for the movie "Cadena perpetua"

Título original: The Shawshank Redemption

Frank Darabont. 1994. United States of America.
Drama Crimen

La historia de Andy Dufresne (Tim Robbins) que nos narra Cadena Perpetua (Frank Darabont, 1994) es uno de los mejores relatos que ha dado Hollywood sobre la superación personal, sobre la capacidad del ser humano de hacer frente a los reveses de la vida manteniendo intacta su dignidad y, por qué no, sobre la amistad.

Andy es un joven economista a quien condenan a dos cadenas perpetuas a causa de la muerte de su esposa y del amante de ella. Su vida se desmorona de golpe al entrar en la terrible prisión de Shawshank y verse rodeado de personas tan diferentes de las que había tenido que tratar hasta entonces. En semejante situación sería fácil venirse abajo, pero Andrew tenía claro que por encima de todo debía mantener su dignidad como ser humano a flote. Esta conclusión es la misma que sacará al final de la película su mejor amigo entre rejas, Red (Morgan Freeman), al analizar algunos de los extraños comportamientos de Andy: “Algunos dirán que lo hizo por ganarse el favor de los celadores, o para ganarse amigos entre los presos, pero yo creo que lo hizo para volver a sentirse normal”.

En esta película se analiza la enorme capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades al poner la inteligencia y la estrategia a trabajar en pos de nuestras metas. Y Andy lo llevará hasta sus últimas consecuencias, siendo capaz de poner a su servicio a los reclusos -necesitados de un líder capaz de recordarles su condición de seres humanos-, a los alguaciles -acostumbrados a que la fuerza bruta dé los resultados esperados-, e incluso al mismo director de la prisión, Samuel Norton (Bob Gunton), -un hombre mediocre, avaricioso y frustrado-.

Cadena Perpetua es un hito dentro de las producciones sobre temas carcelarios, capaz de adentrarse en un género que suele dar obras maestras o enormes fiascos, liderando el primer grupo junto a otras películas de la talla de En el nombre del padre (Jim Sheridan, 1993), Papillon (Franklin J. Schaffner, 1973), La leyenda del indomable (Stuart Rosenberg, 1967) o El expreso de medianoche (Alan Parker, 1978)

La determinación con la que Andy se aferra a la esperanza, único reducto en el que alguien en su situación puede refugiarse le hará superar todos los reveses que le prepara el destino y la actitud inhumana del alcaide. Por eso confesará a Red: La esperanza es algo bueno, quizás lo mejor de todo y las cosas buenas no mueren.

Scroll To Top
Usamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.