Shopping cart

close
close

Una historia verdadera

Poster for the movie "Una historia verdadera"

Título original: The Straight Story

David Lynch. 1999. United States of America.
Drama

Cuando David Lynch acompañó a su esposa Mary Sweeney a conocer a los protagonistas de una historia, publicada en un periódico en el año 1994, no tenía otra intención que ayudarla y asesorarla en un proyecto que ella había decidido llevar a cabo. Pero al conocer de cerca la humanidad con la que Alvin Straight había tomado la inamovible decisión de cruzar la mitad de los Estados Unidos en un cortacésped para visitar a su hermano Lyle, con el que no se hablaba desde la juventud, decidió implicarse en una aventura de la que saldría la que muchos consideran la mejor obra del director de Terciopelo azul, Cabeza borradora o Mulholland Drive.

Una historia verdadera (David Lynch, 1999) supondría un giro radical en la carrera del realizador nacido en Montana en 1946, con el que expondría su faceta más humana (exceptuando quizá la magnífica El hombre elefante). En ella se ponen de manifiesto algunos valores sobre los que se fundamentan las relaciones familiares, y se describe la facilidad con la que pueden venirse abajo. Así, cuando Alvin Straight (interpretado de manera soberbia por el veterano actor Richard Farnsworth en el que probablemente sea su mejor actuación) decide reconciliarse con Lyle, al tener noticias de su próxima muerte, no tendrá reparo en admitir lo absurdo del motivo por el que ambos se separaron muchos años atrás. El rencor, el orgullo, son suficientes motivos para alejarnos de las personas que realmente nos importan.

De igual manera, en uno de los múltiples encuentros que tendrá Alvin durante su periplo, repletos de belleza y de lecciones metafísicas, al encontrarse con una adolescente que ha abandonado a su familia, bastará con mostrarle la fuerza de unas ramitas unidas frente a la presión exterior para hacerla recapacitar.

Como en todas la filmografía de David Lynch, en este película el sonido es un elemento clave capaz de dotar a la cinta de matices casi pictóricos; pero en este caso llevará al extremo este recurso narrativo al contrastar cada uno de los sonidos escogidos (extraídos del mundo rural americano) con los silencios más prolongados de toda su carrera como director.

Una historia verdadera es una verdadera obra de arte, una película sobre la familia que puede resultar de gran ayuda para comprender cómo las relaciones tienen más importancia, si se aporta la suficiente perspectiva, que una opinión propia que nos empeñamos en mantener.

Scroll To Top
Usamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.