Shopping cart

close
close

El puente de los espías

Poster for the movie ""

Título original: Bridge of Spies

Steven Spielberg. 2015. India, United States of America, Germany.
Suspense Drama

En esta excelente película rodada por Steven Spielberg en 2015 se narra la historia de un abogado estadounidense, James Donovan (Tom Hanks), que se ve en la obligación de defender a Rudolf Ivánovic Abel (interpretado magistralmente por Mark Rylance que se llevaría el Óscar al mejor actor de reparto), acusado de espionaje en uno de los momentos más complicados de la Guerra Fría.

Nos encontramos en el año 1957. Estados Unidos se encuentra bajo el influjo de las políticas antisoviéticas lideradas por el senador republicano Joseph McCarthy, entre otros, y un miedo colectiva recorre el país ante la amenaza nuclear de la Unión Soviética. En este escenario el FBI captura y lleva a juicio al espía de los soviéticos de origen inglés Rudolf Ivánovic Abel. Aunque en un primer momento se insiste en la importancia de someter al presunto espía a un juicio justo, con el cual demostrar al mundo los valores democráticos bajo los que se rige Estados Unidos, la historia va complicándose debido a la extraordinaria presión de la opinión pública, muy necesitada en aquellos momentos de un chivo expiatorio en el que poder descargar la angustia del país.

El abogado James Donovan hará suyos esos valores, convencido de que “todo hombre merece una defensa, cada persona importa”; para ello deberá enfrentarse a su esposa, a sus hijos, a los medios de comunicación y a las diferentes administraciones que sólo esperan un desenlace rápido del proceso. Convencido de la importancia que tiene para su país llevar a cabo de forma meticulosa su defensa, el personaje que interpreta Tom Hanks nos dejará algunas reflexiones de gran actualidad acerca del modelo de vida americano: “Mi nombre es Donovan, irlandés, por ambos lados, madre y padre. Soy irlandés. Usted es alemán. Pero... ¿qué nos hace americanos? Una sola cosa. Una. Una. Una. El libro de reglas. Lo llamamos Constitución y estamos de acuerdo con las reglas y eso es lo que nos hace estadounidenses y es todo lo que nos hace estadounidenses, por lo que no me digas que no hay reglas.”

La relación entre Rudolf y Donovan (perfectamente plasmada en la gran pantalla gracias a la habilidad con la que Steven Spielberg filma el magnífico guión que firmaron Matt Charman y los hermanos Coen) se irá intensificando a medida que nos acercamos al desenlace. Una relación que se fundamentará en la profunda relación que sienten el uno por el otro.

En uno de los momentos claves del film Rudolf le hará una confesión íntima a Donovan,  con la que sellarán una amistad que ninguno de los dos quiere reconocerse. En ella narra un episodio de su infancia, el cual relaciona con la impecable actuación de su abogado defensor: “Una vez, cuando tendría la edad de su hijo, nuestra casa fue invadida por guardias partisanos. Docenas de ellos. Mi padre fue golpeado. Mi madre fue golpeada. Y este hombre, el amigo de mi padre, fue golpeado. Cada vez que era golpeado, volvía a ponerse de pie. Cuanto más duro lo golpeaban los soldados, él se volvía a levantar. Sólo se oía Stoikiy mujik Creo que por eso dejaron de pegarle y logró sobrevivir.  Stoikiy mujik. Quiere decir algo así como “Hombre de pie”.

Como curiosidad mencionar que el alegato que Tom Hanks da al interpretar a James Donovan es el mismo que dio en su día el personaje real, al apelar la sentencia que le fue impuesta a Rudolf Ivánovic Abel.

Scroll To Top
Usamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.